jueves, 9 de enero de 2014

Agroglifos


Agroglifos o Círculos de las cosechas (inglés: “crop circles”): Tan improbables como fascinantes. Los círculos en el pasto o círculos en las cosechas, son dibujos que aparecen en campos de cultivo (de trigo, maíz, etc.)...

Canadá, Estados Unidos, Holanda, Francia, Inglaterra... En la mayoría de esos países, el cultivo de cereales se enfrenta con este extraño fenómeno de diseños geométricos esculpidos en los campos.


Estas figuras son diseñadas en plena noche, sin testimonios, generalmente en campos de trigo y de cebada.

Perfectos y hermosos, ellos se encuentran en medio de las hierbas, de la nieve (Himalaya) o cultivos de soja.

Su realización (por tele-impresión) es muy rápida.


Estas figuras son perfectamente simétricas, regulares y muchas veces bien complejas.


El tamaño de los agroglifos varía de algunas decenas de metros a más de cientos de metros de diámetro.


Los autores de estas increíbles esculturas operan en verano, período en el cual el trigo y otros cereales generalmente están más altos; siempre antes de la cosecha.


Inglaterra es el país campeón en agroglifos. Al sur del país, más precisamente en la región de los antiguos templos de Avebury, se encontraron los mayores nombres de estas manifestaciones.


La región de Stonehenge, patrimonio de la Unesco, es igualmente rica en agroglifos. Más de 90% fueron tele-impresos.


La localización de estos diseños misteriosos, en regiones consideradas esotéricas, es suficiente para crear los más locos rumores. Su origen sería extraterrestre. Suficiente para intrigar científicos del mundo entero, que conducen numerosos estudios sobre esos casos.


Los agroglifos han aparecido desde hace muchas décadas. El primer caso se remonta al siglo XVII (22/08/1678), en un articulo titulado « El Diablo cosechador con extrañas novedades de fuera » de Hartford-Shire.


Después de la Segunda Guerra Mundial, el fenómeno se repite más seguido y hermoso, y no para de aumentar a cada año. La observación se hace ahora desde el cielo.


Las primeras contemplaciones hechas sobre el terreno, dejan a las personas perplejas, pues los tallos de los cereales no son quebrados, sino torcidos en espiral, en ángulo de 90º, a partir del primer nodo.


La segunda constatación que produce extrañeza, es la ausencia de trazo o marca, dejada por algún instrumento, que pueda explicar el origen de los diseños.


Tercer argumento, que acentúa el misterio de la autoría de los agroglifos: es el corto tiempo de realización. ¡Sucede en menos de una noche! ¿Cómo es posible?...


En septiembre de 1991, dos artistas británicos, Doug Bower y Dave Chorley, dijeron que 200 agroglifos eran obras suyas (una broma). Más ellos no fueron capaces de producir siquiera figuras simples -como círculos- en una noche, mucho menos figuras complejas. Por tanto, no existe rastro de pasaje humano, ni de maquinaria, en las proximidades de los agroglifos.


Los únicos testimonios, sobre la formación de los agroglifos, hablan de una esfera de luz que surge y parte rápidamente, dejando atrás estas figuras geométricas.


Vistos también como una señal de vida extraterrestre, los diseños serian el estigma dejado por discos voladores. La explicación final es dada en el libro “Decodificando el mensaje de los Pulsares”, del astrofísico Paul La Violette (p. 138-149): Proyección por conjugación de etapas de un campo de fuerza programado a fin de tele imprimir un motivo complejo.


Los científicos analizaron ciertos sitios. Constataron que las plantas de cereales fueron modificadas y deshidratadas por una elevación brutal de temperatura. Cadáveres de animales, como palomas y erizos, fueron encontrados resecados y aplanados (por ejemplo, un puerco-espín de 30 cm reducido a 6 cm, reporte de Donna Higbee).


Otra observación de los científicos: La presencia de un fuerte campo magnético. Ciertas personas se sienten mal en la localidad, o presentan violento dolor de cabeza. Algunos aparatos no funcionan, sin que los científicos sepan porque.


Algunos pesquisadores encontraron micro-esferas de hierro sobre el suelo.

También registraron que el aire es particularmente ionizado en la región.


Varias tesis científicas intentan explicar éstas creaciones. La primera dice que se trata de un vértice de plasma.


En 1989, el meteorologista inglés George Terence Meaden, sugirió que los agroglifos resultaban de la vibración de un determinado sonido.


Otra teoría habla de pruebas de armas militares, como un cañón de micro-ondas. Los agroglifos servirían de camuflaje para tales pruebas realizadas en zonas civiles. Pero ¿con cuales técnicas conocidas?...


Los microondas, en alta frecuencia, sirven para comunicación con submarinos sumergidos, mas estas ondas son peligrosas. Muchos cetáceos acaban encallados, pues estas frecuencias queman su eco localización, por resonancia.


La teoría de generadores de micro-ondas es defendida por el ingeniero belga Luc Mampaey. Una capa ionizante seria creada sobre un sitio, modificando la energía solar en altitud, efecto comparable a un choque de meteoritos.


En 1992, Nancy Talbott y John Burke se interesaron por la hipótesis del biofísico americano William Levengood, que confirma el uso de microondas en la realización de los agroglifos. Pero la explicación de Paul La Violette (discos voladores) todavía es considerada la más plausible hasta el momento.


Los tres, asociadamente, revelan la presencia de isótopos radioactivos raros sobre estos sitios. Según ellos, las esferas de luz -energía- difunden las microondas, que modifican los campos de cereales.


Estas esferas energéticas corroboran los testimonios de presencia de halos de luz. Pero esta teoría es desafiada por Joe Nickell, miembro del Comité de Pesquisa Cética (CSI, en Inglés), grupo americano encargado de encontrar explicaciones científicas para fenómenos paranormales.


Lucy Pringle, fotógrafa con 10 años de experiencia en estos fenómenos artísticos, descubrió una figura representando exactamente el número pi jamás visto.


La figura descubierta por Lucy Pringle, tiene más de 45 metros de diámetro y se encuentra en una colina de Wiltshire (Inglaterra). Aun que es simple en apariencia, el astrofísico Mike Reed constató que simboliza el célebre número 3,14...


Actualmente, la explicación dada por el físico Paul La Violette (proyección de campos de fuerza programados), no tiene estudios científicos reconocidos, que sean capaces de explicar claramente la aparición de agroglifos más complejos.

Lo único cierto es que estas figuras son inmensas, impecables, de trazos perfectos y diseños sin error alguno.

Un trabajo brillante y misterioso. ¿Qué mensaje estarán trasmitiendo? Y ¿quiénes?...

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails