sábado, 21 de marzo de 2009

70.000 tetas

Por: Alejandro Borenstein
Fuente: Arquitecto y productor de TV

A las tetas no hay con que darle. Coincidirá conmigo, Compañero Néstor, en que son una de las cosas más gratificantes de la vida, y hacen las delicias de grandes y chicos. Pero también, aceptemos que hay tetas de todos los perfiles ideológicos, políticos y sociales, y que debemos aprender a convivir en el disenso mamario. No es lo mismo una teta peronista que una teta radical. Ni una teta progresista, que una teta conservadora. Pero todas merecen, sino una caricia, por lo menos nuestro respeto.

Dicho esto, sobre lo cual ya volveré, quiero decirle Jefe, que lo noto un poco chivo y abriendo demasiados frentes a la vez. Como compañero de la primera hora, le recuerdo que el que se enoja, pierde. Y como ex arquero, se lo digo por experiencia, a veces uno arma la barrera con los amigotes, y mientras ellos creen que lo ayudan, en realidad lo están tapando y le impiden ver venir el pelotazo, hasta que se escucha un zumbido seco y se infla la red.

Atenti que la historia se repite. Le doy un ejemplo: al principio, los radicales y sus aliados son poquitos y los peronistas somos muchos. Pero después somos tantos, que nos empezamos a creer que somos todos. Al final, ya sabemos como termina ese partido: ellos que eran poquitos, nos la clavan en el ángulo y festejan revoleando las camisetas, y nosotros nos quedamos puteando al técnico que, en este caso, no creo que haga falta que le explique, de quien se trataría. No sería la primera vez. En el 83, pasó en el minuto 90 y ya no había nada que hacer. En el 99, nos metieron 2 goles de entrada y no pudimos levantarlo más.. Ojo al piojo, que ahí ya tenemos un frente complicadito.

Después está el otro peligro, y es que a los peronistas rebuenos como nosotros, nos pasen por arriba, los peronistas remalos como el Lole o Felipe. En Catamarca, Ud. declaró que peronistas somos todos, pero yo pienso que hay que tener cuidado con quien nos juntamos. Todos sabemos que Barrionuevo y Saadi son divinos y en el fondo son muy buenos muchachos. El problema es que son buenos muchachos, pero muy muy muy en el fondo. Por eso, elijamos bien a los marineros, si no queremos tragarnos el iceberg.

Otro frente es el ex compañero Cobos. Ahí Ud. me tiene que reconocer que fue un poco chambonardo. Le está dando mucha prensa. Piense que, cuanto más lo mea en la cabeza, más crece la plantita, con perdón de la metáfora. Además de todo lo que le hicieron desde que asumió, también le sacaron los granaderos y ahora lo enloquecen con los aviones. El tipo viajaba a Mendoza en un avión oficial de la Fuerza Aérea y se lo cambiaron por un turbohélice para 6 pasajeros, ¡sin baño! El vuelo duró dos horas y media. ¡Lo que habrá sufrido ese muchacho! Así, lo están transformando en el mártir de la Patria. Piense que, cuando ustedes lo trajeron de Mendoza, no lo conocía ni la Reina de la Vendimia y ahora camina como si fuera Sir Winston Churchill. Yo no sé hasta donde hubiera llegado este buen señor, en su carrera política, si Ud. y la Jefa no se le hubiesen cruzado en el camino. Lo que si sé, es que si lo siguen cruzando de esta forma, lo van a inflar tanto que va terminar siendo el sucesor de Obama. Y mucho antes que eso, el de Cristina.

Como si no alcanzara, también chocamos contra la Corte Suprema. En su momento, le advertí que sacar a los jueces menemistas y reemplazarlos por jueces en serio, iba a ser un problema. Ahora se lo digo sin pelos en la lengua: Menem, en esto, era más piola que Ud.. Aquella Corte, sí que daba seguridad jurídica (para él, por supuesto). En cambio ésta, con Lorenzetti, Argibay y Cía., no nos garantiza nada. Cuando llegue el momento, con esta gente, no vamos a poder arreglar. Guarda Jefe, a ver si al final, terminamos todos adentro.

Para rematarla, apareció el compañero D'Elía, siempre tan dulce, quien afirmó que en la próxima elección, los argentinos vamos a tener que elegir entre Ud.. y el Grupo Clarín. Caramba, en que lío me metió. No sé como decirle esto Jefe, pero si la mano es tan así, me parece que yo debería suspender mi lealtad a Ud. en mayo y, en todo caso, la retomamos en julio. ¿Qué le parece? Porque yo a Ud. lo quiero mucho, pero con ellos nos conocemos desde que yo era un pibe y perseguía minitas por los pasillos de Canal 13.

Por eso, estoy de acuerdo en cambiar la estrategia. La idea de adelantar las elecciones es buena, pero no fue bien pensada. Por el temita ese de la ley electoral, no se caliente, después vemos, pero la elección del día fue un error. ¿Ni Ud. ni Mauri sabían que el domingo 28 es la última fecha del Clausura y se consagra un campeón? A usted lo puedo entender porque es de Racing, pero el otro chambón es de Boca. ¿Cómo no se avivó? Yo tengo una idea mejor: pasemos las elecciones al 5 de julio, después de la vuelta olímpica, pero hagámosla completa, con las elecciones presidenciales incluidas.. Si ganamos, que se vayan a cantarle a Gardel, y si perdemos, es preferible que nos den toda la paliza junta de una buena vez, les tiramos el gobierno por la cabeza, arrancan las vacaciones de invierno, nos vamos con todo el gabinete a Cancún y ya nos quedamos a vivir ahí.

Y si prefiere quedarse y dar pelea, yo lo banco Jefe. Dientes apretados contra los enemigos de siempre. Que traguen el amargo polvo de la derrota y que truene el escarmiento. Y si hace falta metámosle una buena resolución que los ponga a raya. Yo tengo el número: 125. Total, nos quedó vacante. Está flamante, ni lo usamos.

Como ve, hay muchos frentes de tormenta. Por supuesto, nada comparable con el bolonqui que tenemos con Román. Pero creo que llegó el momento de hacer bien las cuentas. Se la explico fácil:

Según informó el diario esta semana, en la Argentina, 100 mujeres por día se hacen las tetas. Calculando 2 tetas por cabeza, son 200 tetas por día, salvo alguna excéntrica que se ponga una sola o, peor aún, que se ponga 3. Calculando 350 días por año (los cirujanos también descansan) tenemos 70.000 tetas. ¿Usted se imagina lo que es eso? ¡Contenedores de tetas! A 25 tetas por metro cuadrado son casi 3.000 M2 de tetas. Y a 3 lucas verdes promedio por operación, son 100 palos verdes que los argentinos gastamos por año. en agrandarnos las tetas!! Y si cada operación cuesta eso, y en un metro cuadrado entran 25 tetas, quiere decir que en Buenos Aires, se cotiza a 36.000 dólares el metro cuadrado de teta. Eso es lo que yo llamo, literalmente, una verdadera burbuja inmobiliaria.

Yo sé que en materia de tetas, Ud. y yo coincidimos en que preferimos las de verdad, las originales, las que vienen de fábrica. Sin embargo, asumamos que hay 70.000 vendepatrias, cipayos y gorilas que les gustan las siliconas. Contando todas las mujeres que se las ponen, y todos los maridos que se las garpan, son un montón de gente que piensa, goza y chupa distinto que Ud. y que yo. Y no queda más remedio que bancárselo. Por eso Jefe, Ud. que es adicto a las encuestas, nunca se olvide que en Catamarca perdimos por 15.000 votos. O si lo prefiere, por 30.000 tetas. ¿Se entiende?

Yo se que Obama está estudiando a Perón, pero de ahí a que nos vengan a votar todos los peronistas de Illinois, la veo difícil. Por eso, de aquí en más, hay que pensar muy bien lo que se dice y lo que se hace, no sólo porque de gritos y peleas ya estamos hasta las tetas, sino porque si seguimos así, en junio, Cobos, Felipe, Mauri o quien sea, nos van a llenar la urna de votos. O de tetas. Con todo respeto, por supuesto.

Referencia:
Clarín.com

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails