domingo, 8 de junio de 2014

El Silencio y La Palabra


HABLAR oportunamente, es acierto.
HABLAR frente al enemigo, es civismo.
HABLAR ante una injusticia, es valentía.
HABLAR para rectificar, es honradez.

CALLAR miserias humanas, es caridad.
CALLAR a tiempo, es prudencia.
CALLAR de sí mismo, es humildad.
CALLAR palabras inútiles, es virtud.

HABLAR para defender, es compasión.
HABLAR ante un dolor, es consolar.
HABLAR para ayudar a otros, es caridad.
HABLAR con sinceridad, es rectitud.

CALLAR cuando acusan, es heroísmo.
CALLAR cuando insultan, es amor.
CALLAR las propias penas, es sacrificio.
CALLAR en el dolor, es penitencia.

HABLAR de sí mismo, es vanidad.
HABLAR restituyendo fama, es honradez.
HABLAR aclarando chismes, es estupidez.
HABLAR disipando falsedades, es conciencia.

CALLAR cuando hieren, es santidad.
CALLAR para defender, es nobleza.
CALLAR defectos ajenos, es benevolencia.
CALLAR debiendo hablar, es cobardía.

HABLAR de defectos, es lastimar.
HABLAR debiendo callar, es necedad.
HABLAR por hablar, es tontería.
HABLAR de Dios, significa mucho amor.

“El silencio es la primera piedra del Templo de la sabiduría”. Pitágoras.

“El que sabe callar es siempre el más fuerte”. Amado Nervo.

“Es mejor ser rey de tu silencio que esclavo de tus palabras”. William Shakespeare.

“El hombre entra en la multitud para ahogar el clamor de su propio silencio”. Rabindranaz Tagore.

“De los hombres aprendemos a hablar; a callar sólo de los dioses”. Plutarco.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails