martes, 9 de agosto de 2011

Galopando la vida



Cuando estuvieras con duda, da el próximo paso.

La vida es muy corta, para perder tiempo odiando a alguien.

No tienes que vencer todos los argumentos: Concuerda para disentir.

Dos cosas indican debilidad: El callarse cuando es preciso hablar y el hablar cuando es preciso callarse.

Exige mucho de ti, y espera poco de los otros.

Mucho sabe quien conoce su propia ignorancia.

Lo que no te mata, te vuelve más fuerte.

La envidia es una pérdida de tiempo: Ya tienes todo lo que precisas.

Envejecer es mejor que morir joven.

Acepta por completo tu presencia en la tierra, y escoge en todo momento, la belleza, la bondad, la verdad y la vida, recordando siempre que todo eso y Dios son la misma cosa.

No te pongas en víctima, y no te comportes como un salvador.

Haz la paz con tu pasado, para que él, no arruine tu presente.

Lo que los otros piensan de ti, no te tiene que importar.

El hombre de bien exige todo de sí mismo; el hombre mediocre espera todo de los otros.

Olvida definitivamente el hábito de querer cambiar a los otros.

Mantén siempre la cabeza siempre fría, y el corazón caliente y la mano larga.

Compórtate como un curandero que trae alegría y luz, en vez de críticas o indiferencia.

Déjate guiar por la intuición personal, en vez de actuar bajo la presión del miedo.

El pasaje del tiempo debe ser una conquista y no una pérdida.

Quien no puede lo que quiere, que quiera lo que puede.

Es mejor morir de pié, que vivir de rodillas.

Vivir es la única cosa que no da para dejar para después.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails