miércoles, 26 de noviembre de 2014

Los Beneficios Del Orégano


Aunque la primera palabra que se nos cruza por la cabeza cuando decimos orégano es “pizza”, la realidad es que esta sabrosa especia es conocida por ser un remedio natural para diferentes problemas de salud, y por ser una excelente fuente de vitaminas y minerales. Estos son algunos beneficios del orégano que quizás no conocías...

Para algunos de estos remedios se recomienda comprar aceite de orégano ya que tiene mayor concentración y un sabor más suave que la especia. Este producto puede adquirirse en la mayoría de las tiendas naturistas y en algunas farmacias.

1- Puede ser utilizado para curar resfríos.

El orégano tiene poderosos antioxidantes y propiedades antisépticas que purifican el organismo y curan los resfríos.

Cuando comiences a sentir molestias en la garganta, prepara un vaso de agua o jugo de naranja con un cucharadita de aceite de orégano. Bebe esta preparación una vez al día durante 5 días hasta que lo síntomas hayan desaparecido. También puedes utilizar orégano seco para preparar té y beberlo de dos a tres veces por día.

2- Alivia la congestión nasal.

El orégano es un antihistamínico natural y seguro que muy pocas personas conocían.

Para aliviar la congestión nasal, prepara un vaso de agua hervida con una cucharadita de aceite de orégano e inhala el vapor que viene de la mezcla. Realiza este procedimiento dos veces al día, y en poco tiempo volverás a respirar con normalidad.


3- Tratamiento para la fiebre.

El orégano tiene propiedades antivirales que pueden reducir la duración de los síntomas febriles, como la temperatura corporal alta, el dolor de garganta, dolor de cabeza, o dolor de músculos.
Una forma efectiva de aliviar los síntomas de la fiebre es bebiendo un vaso de agua con unas gotitas de orégano una vez al día durante 4 o 5 días.

4- Alivia los dolores menstruales.

Esta especia es excelente a la hora de calmar dolores y puede ser utilizada por aquellas mujeres que sufren de fuertes calambres menstruales.

Para aliviar el dolor, se recomienda masticar hojas de orégano dos o tres veces al día o beberlo en te. Para preparar la infusión debes mezclar una cucharada de orégano seco con un vaso de agua y llevarlo a punto de ebullición. Agrégale azúcar o miel para darle sabor y déjalo enfriar unos minutos.

El aceite de orégano puede ser utilizado para regular el ciclo menstrual y aliviar los síntomas de la menopausia.


5- Elimina parásitos intestinales.

Los parásitos intestinales son esos visitantes indeseados que se alojan en el sistema gastrointestinal, causando molestias y aumentando el riesgo de sufrir varias enfermedades. El orégano seco mata estos parásitos gracias a sus propiedades antiparasitarias.

Además, el orégano contiene dos agentes antimicrobianos, llamados timol y carvacrol, cuya efectividad a la hora de eliminar parásitos intestinales ha sido comprobada por diversos estudios.

6- Mejora la salud del corazón.

El orégano es una gran fuente de potasio, un mineral que ayuda a control el ritmo cardíaco y la presión arterial. El uso de estos remedios naturales puede contrarrestar altos niveles de sodio y otras sustancias perjudiciales para el corazón.

Se cree que los antioxidantes del orégano pueden prevenir el estrés y las enfermedades cardíacas, entre otras tantas enfermedades. Su alto contenido de Omega 3 ayuda a aliviar la inflamación y reduce el riesgo de sufrir problemas cardíacos.


7- Controla ataques de asma.

Debido a su alto contenido de componentes purificantes, el orégano es excelente a la hora de liberar el tracto respiratorio.

En épocas de ataques de asma se recomienda beber te de orégano endulzado con miel cuatro veces al día.

8- Estimula el apetito.

Si eres de las personas con poco apetito, el orégano es la opción ideal para estimularlo. Diversos estudios han demostrado que esta especia ayuda a relajar los músculos del estómago, aumentando el apetito y las ganas de comer.

Utiliza aceite de orégano durante el baño, y frótalo sobre tu abdomen para mejorar tu apetito.


9- Ayuda a controlar el peso.

Sin duda, todas las personas que buscan adelgazar o mantener un peso saludable, deberían incorporar orégano a su dieta diaria. Esta especia no tiene colesterol y es una excelente fuente de fibra dietaría, un compuesto que ayuda a controla el peso y mantener el cuerpo en forma y saludable.

El orégano ayuda a eliminar la grasa almacenada en áreas como el hígado, la vesícula, etc.

10- Ayuda a prevenir el cáncer.

Gracias a su alto contenido de fibra, el orégano tiene la capacidad de eliminar las sales biliares y otras sustancias cancerígenas del colon y otras áreas del cuerpo.

Esta especia es antibacteriana y antiinflamatoria, por lo que puede ser utilizada para retrasar la evolución de algunos tipos de cáncer como el cáncer de mama o el de próstata.

jueves, 20 de noviembre de 2014

Cuando me amé de verdad


Como tratas a un animal muestra tu forma de ser...

Cuando me amé de verdad, comprendí que en cualquier circunstancia, yo estaba en el lugar correcto y en el momento preciso. Y, entonces, pude relajarme... Hoy sé que eso tiene nombre... Autoestima.


Cuando me amé de verdad, pude percibir que mi angustia y mi sufrimiento emocional, no son sino señales de que voy contra mis propias verdades. Hoy sé que eso es... Autenticidad.


Cuando me amé de verdad, dejé de desear que mi vida fuera diferente, y comencé a ver que todo lo que acontece contribuye a mi crecimiento. Hoy sé que eso se llama... Madurez.


Cuando me amé de verdad, comencé a comprender por qué es ofensivo tratar de forzar una situación o a una persona, solo para alcanzar aquello que deseo, aún sabiendo que no es el momento o que la persona (tal vez yo mismo) no está preparada. Hoy sé que el nombre de eso es... Respeto.


Cuando me amé de verdad, comencé a librarme de todo lo que no fuese saludable: Personas y situaciones, todo y cualquier cosa que me empujara hacia abajo. Al principio, mi razón llamó egoísmo a esa actitud. Hoy sé que se llama... Amor hacia uno mismo.


Cuando me amé de verdad, dejé de preocuparme por no tener tiempo libre y desistí de hacer grandes planes, abandoné los mega-proyectos de futuro. Hoy hago lo que encuentro correcto, lo que me gusta, cuando quiero y a mi propio ritmo. Hoy sé, que eso es... Simplicidad.


Cuando me amé de verdad, desistí de querer tener siempre la razón y, con eso, erré muchas menos veces. Así descubrí la... Humildad.


Cuando me amé de verdad, desistí de quedar reviviendo el pasado y de preocuparme por el futuro. Ahora, me mantengo en el presente, que es donde la vida acontece. Hoy vivo un día a la vez. Y eso se llama... Plenitud.


Cuando me amé de verdad, comprendí que mi mente puede atormentarme y decepcionarme. Pero cuando yo la coloco al servicio de mi corazón, es una valiosa aliada. Y esto es... Saber vivir.


No debemos tener miedo de cuestionarnos... Hasta Los planetas chocan y del caos nacen las estrellas... Charles Chaplin.

lunes, 10 de noviembre de 2014

FRUTOS SECOS: MUY NUTRITIVOS, AUNQUE LA ENVOLTURA SEA PEQUEÑA


No excluya a los frutos secos (las nueces) de su dieta sólo por las calorías.

Los frutos secos, por su alto contenido de calorías y grasa, suelen constar en la lista de “alimentos malos” entre quienes hacen dieta o se esfuerzan por controlar el peso. No obstante, es el momento de reflexionar al respecto.

Los frutos secos están llenos de nutrientes sanos para el corazón y gracias a su importante valor nutritivo, pueden incluirse concienzudamente en cualquier dieta, bien sea como sustituto proteico o en reemplazo de otros refrigerios menos sanos.

Los frutos secos tienen alto contenido graso y por ello, hasta una pequeña porción tiene muchas calorías. Piense en lo siguiente: 33 almendras contienen 250 calorías y 22 gramos de grasa, y 9 nueces del Brasil o castañas amazónicas tienen 279 calorías y 28 gramos de grasa; pero la mayor parte de esa grasa es monoinsaturada y poliinsaturada, o sea que pertenecen al tipo de grasas que desempeña una función positiva clave para la salud cardiovascular. Las últimas investigaciones revelaron lo siguiente respecto a los frutos secos:


•Disminuyen el colesterol. Los frutos secos son ricos en fibra, y una alimentación con alto contenido de fibra permite disminuir el colesterol. Varios estudios mostraron una relación entre el consumo regular de frutos secos y un efecto reductor del colesterol.

•Disminuyen el riesgo de padecer enfermedades de las arterias coronarias o de morir por ellas. El análisis conjunto de cuatro estudios descubrió que las personas que comen frutos secos más de 4 veces por semana corrían un riesgo 37 por ciento menor de morir debido a la enfermedad que quienes rara vez los consumían.

•Reducen el peso o, por lo menos, no lo aumentan. Varios estudios han revelado una relación neutra o inversa entre el consumo de frutos secos y el peso. Comer frutos secos, en su calidad de alimento graso satisfactorio, parece disminuir la necesidad de comer.

La Asociación Americana del Corazón recomienda ingerir cuatro porciones de frutos secos tostados sin sal todas las semanas. El tamaño de una porción normal es de 1,5 onzas (42,5 gramos), o un puñado pequeño de frutos secos.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails