jueves, 20 de noviembre de 2014

Cuando me amé de verdad


Como tratas a un animal muestra tu forma de ser...

Cuando me amé de verdad, comprendí que en cualquier circunstancia, yo estaba en el lugar correcto y en el momento preciso. Y, entonces, pude relajarme... Hoy sé que eso tiene nombre... Autoestima.


Cuando me amé de verdad, pude percibir que mi angustia y mi sufrimiento emocional, no son sino señales de que voy contra mis propias verdades. Hoy sé que eso es... Autenticidad.


Cuando me amé de verdad, dejé de desear que mi vida fuera diferente, y comencé a ver que todo lo que acontece contribuye a mi crecimiento. Hoy sé que eso se llama... Madurez.


Cuando me amé de verdad, comencé a comprender por qué es ofensivo tratar de forzar una situación o a una persona, solo para alcanzar aquello que deseo, aún sabiendo que no es el momento o que la persona (tal vez yo mismo) no está preparada. Hoy sé que el nombre de eso es... Respeto.


Cuando me amé de verdad, comencé a librarme de todo lo que no fuese saludable: Personas y situaciones, todo y cualquier cosa que me empujara hacia abajo. Al principio, mi razón llamó egoísmo a esa actitud. Hoy sé que se llama... Amor hacia uno mismo.


Cuando me amé de verdad, dejé de preocuparme por no tener tiempo libre y desistí de hacer grandes planes, abandoné los mega-proyectos de futuro. Hoy hago lo que encuentro correcto, lo que me gusta, cuando quiero y a mi propio ritmo. Hoy sé, que eso es... Simplicidad.


Cuando me amé de verdad, desistí de querer tener siempre la razón y, con eso, erré muchas menos veces. Así descubrí la... Humildad.


Cuando me amé de verdad, desistí de quedar reviviendo el pasado y de preocuparme por el futuro. Ahora, me mantengo en el presente, que es donde la vida acontece. Hoy vivo un día a la vez. Y eso se llama... Plenitud.


Cuando me amé de verdad, comprendí que mi mente puede atormentarme y decepcionarme. Pero cuando yo la coloco al servicio de mi corazón, es una valiosa aliada. Y esto es... Saber vivir.


No debemos tener miedo de cuestionarnos... Hasta Los planetas chocan y del caos nacen las estrellas... Charles Chaplin.

lunes, 10 de noviembre de 2014

FRUTOS SECOS: MUY NUTRITIVOS, AUNQUE LA ENVOLTURA SEA PEQUEÑA


No excluya a los frutos secos (las nueces) de su dieta sólo por las calorías.

Los frutos secos, por su alto contenido de calorías y grasa, suelen constar en la lista de “alimentos malos” entre quienes hacen dieta o se esfuerzan por controlar el peso. No obstante, es el momento de reflexionar al respecto.

Los frutos secos están llenos de nutrientes sanos para el corazón y gracias a su importante valor nutritivo, pueden incluirse concienzudamente en cualquier dieta, bien sea como sustituto proteico o en reemplazo de otros refrigerios menos sanos.

Los frutos secos tienen alto contenido graso y por ello, hasta una pequeña porción tiene muchas calorías. Piense en lo siguiente: 33 almendras contienen 250 calorías y 22 gramos de grasa, y 9 nueces del Brasil o castañas amazónicas tienen 279 calorías y 28 gramos de grasa; pero la mayor parte de esa grasa es monoinsaturada y poliinsaturada, o sea que pertenecen al tipo de grasas que desempeña una función positiva clave para la salud cardiovascular. Las últimas investigaciones revelaron lo siguiente respecto a los frutos secos:


•Disminuyen el colesterol. Los frutos secos son ricos en fibra, y una alimentación con alto contenido de fibra permite disminuir el colesterol. Varios estudios mostraron una relación entre el consumo regular de frutos secos y un efecto reductor del colesterol.

•Disminuyen el riesgo de padecer enfermedades de las arterias coronarias o de morir por ellas. El análisis conjunto de cuatro estudios descubrió que las personas que comen frutos secos más de 4 veces por semana corrían un riesgo 37 por ciento menor de morir debido a la enfermedad que quienes rara vez los consumían.

•Reducen el peso o, por lo menos, no lo aumentan. Varios estudios han revelado una relación neutra o inversa entre el consumo de frutos secos y el peso. Comer frutos secos, en su calidad de alimento graso satisfactorio, parece disminuir la necesidad de comer.

La Asociación Americana del Corazón recomienda ingerir cuatro porciones de frutos secos tostados sin sal todas las semanas. El tamaño de una porción normal es de 1,5 onzas (42,5 gramos), o un puñado pequeño de frutos secos.

miércoles, 29 de octubre de 2014

50 fotos en el momento exacto


Al parecer se necesita algo más que un buen ojo para tomar una fotografía y todos estos dueños del lente nos los dejan claro: Hay que estar en el momento indicado y en el lugar indicado. Puede que sea suerte o que sabemos nosotros, pero cuando los fotógrafos nos dejan postales como éstas, ya sean chistosas o algunas otras de muy buena calidad, tenemos que aplaudirlo.

Si les gusta la foto, ya saben, agarren su cámara y a tirar fotos se ha dicho.

Aquí les dejo una galería de 50 imágenes, que para mi son de las más asombrosas, chequeen y juzguen:

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails