jueves, 17 de marzo de 2011

EL TAMAÑO DE LAS PERSONAS


EL TAMAÑO DE LAS PERSONAS
UNA PERSONA ES ENORME, cuando habla de frente y vive de acuerdo con lo que dice, cuando trata con cariño y respeto, cuando mira a los ojos y sonríe con franqueza.

PERO ES PEQUEÑA, cuando sólo piensa en sí misma, y les hace creer a los otros que piensa en ellos; cuando es poco gentil, cuando no colabora, cuando abandona a alguien en el momento en que más lo necesita.

UNA PERSONA ES GIGANTE, cuando se interesa por tu vida, cuando busca alternativas para tu crecimiento, cuando sueña junto con vos... cuando trata de entenderte aunque no piense igual que vos.

PERO ES PEQUEÑA, cuando se deja regir por comportamientos clichés, cuando quiere quedar bien con todos, cuando maneja a la gente que menos puede como un titiritero...

UNA PERSONA ES GRANDE, cuando perdona, cuando comprende, cuando se coloca en el lugar del otro, cuando obra no sólo de acuerdo con lo que esperan de ella, sino con lo que espera de sí misma.

PERO ES PEQUEÑA, cuando decepciona, cuando hiere, cuando actúa con orgullo, cuando no es solidaria, cuando miente, cuando no sabe pedir perdón.

UNA PERSONA ES GRANDE, cuando sabe dar, cuando no tiene miedo de recibir, cuando la caracteriza la alegría, cuando enfrenta la tristeza, cuando domina la ira.

PERO ES INSIGNIFICANTE, cuando desprecia, cuando olvida los favores, cuando sólo busca su brillo, sus intereses, su bienestar. Se empequeñece aún más cuando agrede, cuando falsea su testimonio, cuando mata con maledicencia.

UNA PERSONA ES GRANDE, cuando extiende su mano, cuando cierra su boca y abre su corazón... y cuando su sensibilidad es tan grande como su tamaño...

William Shakespeare (adaptado).

Si te detuviste a admirar el increíble e interminable trabajo de una simple hormiga...

POR ESO...

Si te asombraste e intentaste comprender la belleza admirable de un panal de abejas...

Si te detuviste para seguir la extraordinaria velocidad y la maravillosa habilidad de un picaflor en vuelo...

Si te sentaste en el suelo y ofreciste tu mano a un perro para que pudiera lamerla...

Si te recostaste sobre la hierba y te deleitaste con el perfume mágico de una flor...

Si en silencio escuchaste la voz de las eternas olas del mar...

Si esbozaste en tus labios la misma sonrisa que viste en aquel niño...

Si sentiste correr por tus mejillas las mismas lágrimas que viste descender tristes, por la cara arrugada de aquel pobre viejo...

Si sentiste todo eso...

...en verdad has vivido intensamente cada instante de tu vida, lo cual llenó de belleza tú alma, de amor tu corazón y, sobre todo:

¡TE CONVIRTIÓ EN UNA PERSONA MUY GRANDE!

¡Que Dios te bendiga!

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails