miércoles, 29 de julio de 2009

El Precio de la Honestidad


Hoy, a nueve años de su partida, dedicado a uno de los prohombres argentinos, dueño absoluto de una honestidad, ética y don de bien personal y profesional, como lo era y es, nuestro querido René Favaloro, el médico rural, como él quería que se lo recuerde.

“El acto médico debe estar rodeado de dignidad, igualdad, piedad, sacrificio, abnegación y renunciamiento”.

Para él la medicina formaba parte de un todo. No se trataba de un hecho aislado.
Estaba vinculada a la realidad del medio en que se practicaba.

“Un pueblo sin educación, sin agua, sin luz, es un pueblo sin salud y sin futuro”.

“Estoy absolutamente seguro que el cambio de rumbo sólo puede lograrse a través de la enseñanza”.

“Siempre he creído que toda realidad futura se eleva sobre cimientos de ideales y utopías. Soñar es tarea fecunda”.

“Dejaría de existir si no tuviera por delante desafíos que involucren, sobre todas las cosas, contribuir dentro y fuera de mi profesión al desarrollo ético del hombre”.

“Espero que los graduados por sobre todas las cosas, sean buenos seres humanos.
Es todo lo que hay que ser en la vida. Tengan decencia, honestidad, que se dediquen al paciente con inteligencia y con pasión”.

“En cada acto médico debe estar presente el respeto por el paciente y los conceptos éticos y morales. Entonces la ciencia y la conciencia estarán siempre del mismo lado, del lado de la humanidad”.

“Estoy convencido que la única manera de rescatar y preservar a los hijos de las villas miserias es con escuelas hogares.

¿Qué podemos esperar de semejante promiscuidad que engendra el alcoholismo, el abuso sexual, el incesto, el robo, la riña y el asesinato?.

De ahí saldrán los resentidos sociales y el caldo de cultivo para doctrinas foráneas tan perjudiciales”.

“Creo que hemos perdido el derrotero en cuanto a las prioridades en la enseñanza.
Nos debería preocupar más la primaria y la secundaria. En la niñez y en la pubertad es cuando se forma el ciudadano del futuro”.

Haciendo referencia a una frase de Joaquín V. González:.

“A mí no me ha derrotado nadie”.

Favaloro escribe:.

”Yo no puedo decir lo mismo, a mí me ha derrotado esta sociedad corrupta que todo lo controla”.

...

“No creo en los genios, creo primero en el esfuerzo y dedicación pero dentro de una línea ética”.

“Me interesa la formación del hombre, además del profesional, el día que no la siga viviendo así, dejo caer el bisturí y se terminó”.

“A los jóvenes les pido, entiendan que lo material es temporario, lo que perdurará para siempre serán los ideales y entre ellos, la gran convocatoria debería ser: Educación y desarrollo científico en busca de una sociedad en la que la equidad social sea lo prioritario”.

“Cada vez sentía más el desafío, mi eterno motivo de vivir. El día que se terminen los desafíos, habré muerto”.

“¿Límites? Eso significa detenerse. Desgraciado el que llegue a conformarse”.

“En estos momentos y a esta edad, terminar con los principios éticos que recibí de mis padres, de mis maestros y profesores, me resulta extremadamente difícil. No puedo cambiar. Prefiero desaparecer”.

Dr. René Favaloro:.

“Gracias por seguir viviendo por siempre en nuestros corazones”.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails