miércoles, 3 de diciembre de 2014

Anna Freud, la hija del psicoanálisis

Anna, que dedicó su carrera a los más pequeños, había nacido en Viena, Austria el 3 de diciembre de 1895, motivo por el cual, hoy se conmemora el 119º aniversario de su nacimiento.

“Mirándote me doy cuenta de lo viejo que soy, porque tienes exactamente la misma edad que el psicoanálisis”, le dijo su padre, Sigmund Freud.

Anna Freud junto a su padre en París en 1938

La hija pequeña de Sigmund Freud fue también su más digna sucesora. Y su paciente entre 1918 y 1924. La relación de Anna Freud con su padre estuvo marcada, transversal y verticalmente, por el psicoanálisis que ha situado a ambos en los libros de historia.

“Mirándote me doy cuenta de lo viejo que soy, porque tienes exactamente la misma edad que el psicoanálisis. Los dos me habéis causado preocupaciones, pero en el fondo espero de tu parte más alegrías que de la suya”, llegó a decir Sigmund a su pequeña en 1920.

Siempre a la sombra de su padre -aunque centró su carrera en la terapia de menores- Anna se convirtió en la figura más destacada y principal representante de la escuela de Viena. Una trayectoria por la que Google ha dedicado su Doodle al 119º aniversario del nacimiento de Anna Freud.

Doodle de Anna Freud

La relación de Sigmund con Anna se revela en que fue la única de sus seis hijos a los que analizó. Ni Mathilde, Martin, Olivier, Ernest y Sophie, hermanas de Anna, pasaron por el diván del “padre del psicoanálisis”.

Para comprender esta particular sintonía entre padre e hija se publicó hace unos meses la correspondencia inédita entre ambos. En ella se evidencia que más allá del lazo familiar había un objetivo terapéutico.

El libro “Sigmund Freud, Anna Freud. Correspondance 1904-1938” permite, según su editorial, descubrir detalles de ese doctor en medicina e investigador, considerado el padre del psicoanálisis, tanto en su vida cotidiana como en su faceta profesional. Las cartas van encabezadas de un “Mi querida Anna” o “Querido papá”, y dejan vislumbrar igualmente cómo en los inicios del psicoanálisis esa práctica se probaba en los círculos de los iniciados y en familia.

Y con ellas se comprueba cómo el psicoanálisis marcó a la menor, que se implicó en la Asociación Psicoanalítica Internacional, se dejó cortejar por algunos alumnos de su padre y acabó dedicada a la terapia de menores, llegando a ser en ese campo la principal representante de la escuela vienesa.

Fuente: abc.es

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails