domingo, 28 de julio de 2013

Diez cosas que los líderes nunca deben hacer


Acomodarse en el status quo o tener delirios de grandeza son algunos de los principales errores.

Si preguntamos a diez líderes sobre las causas más frecuentes del fracaso en la gestión de un equipo, probablemente nos darán diez respuestas diferentes. Sin embargo, tienen un fondo común, que es la falta de habilidades, capacidades o experiencia. Según el portal Inc., en concreto tiene que ver con el comportamiento para abordar esos aspectos. Y he aquí diez cosas que un líder, para seguir siéndolo, nunca debe hacer.

1. Acomodarse en el status quo.

Y menos en un momento tan cambiante cómo el actual. Productos que antes eran líderes durante décadas, ahora pueden durar dos meses en el mercado. Así que deben estar abiertos a cambiar la inercia siempre que sea necesario, manteniendo los valores corporativos de la empresa.

2. Quejarse como un mimado.

Porque los comportamientos como el lloriqueo, poner excusas o señalar con el dedo son solo para la guardería y demuestran faltas muy graves de madurez, de confianza en uno mismo y de responsabilidad.

3. Engañar al equipo.

Ni a nadie, pero menos al equipo. Porque cuanto más auténtico es un líder con su equipo, más auténticos son ellos con él, y mejor funciona el grupo. Debemos esforzarnos en dar nuestra mejor versión de nosotros, pero no en reflejar algo que no seamos, porque tarde o temprano se girará en nuestra contra.

4. Actuar como un dictador.

No importa lo alto que esté en el organigrama de la empresa, los que tenga por debajo no son sus servidores. Es importante mantener el buen contacto con todos los escalones de la jerarquía y de no ser así, puede ser el motivo que releve al jefe de su puesto.

5. Amenazar en vano.

Como con la educación de un niño ante un berrinche totalmente injustificado. Si enunciamos una amenaza, tiene que ser porque en caso de activarse la acción en cuestión, vamos a responder con la amenaza enunciada. Es clave para mantener la credibilidad y el respeto.

6. Anhelar demasiado poder.

Porque esto será lo que lo aleje. Los líderes deben seguir luchando día a día para mantener su posición, sin buscar desesperadamente el reconocimiento o la riqueza, que llegara solo si se hacen bien las cosas. El poder es para aquellos a quién se lo entregamos democráticamente, en el mundo empresarial uno tiene que ganárselo día a día.

7. Ignorar la verdad.

Es fácil según como para un jefe porque siempre habrá pelotas que le adularan y le harán creer cosas que no son del todo ciertas. Es mejor hacerle de espejo, dentro de unos límites lógicos, que negarle la realidad, porque esto daña al grupo entero. Y es una de las causas más comunas del fracaso del liderazgo.

8. Establecer compromisos sin intención de mantenerlos.

Como en el caso de las amenazas, eso anula la credibilidad de cualquier trato posterior. Decir lo que uno no quiere decir siempre es una mala opción, y en este caso las consecuencias llegan en el momento menos esperado, puesto que no sabemos cuando la otra parte piensa reclamar lo que ahora afirmamos.

9. Tener delirios de grandeza.

Cualquier líder debe esforzarse en ser consciente del apoyo real que tiene dentro de la empresa, para adecuar sus posibilidades reales de éxito, porque tener demasiados delirios de grandeza será justo lo que reducirá esas posibilidades.

10. Hacer algo sabiendo que está mal.

No, no y no. Uno tiene que hacer siempre lo que cree correcto, porque de no ser así nos devuelve como un boomerang que nos da donde más nos duele. Los líderes deben tener unos principios sólidos y actuar en base a ellos, sin medio a represalias.

Fuente: Equipos y talento.com

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails