viernes, 27 de noviembre de 2009

Pagar online: una forma de pagar y no tener que ir al banco

El banco desde la computadora: el home banking hace que todo lo que hagas con tus finanzas sea un poco más sencillo...

El home banking (u online banking) es cada vez más común, puedes pagar tus facturas online y acceder a los registros de las transacciones de tu cuenta corriente. El home banking es una de las grandes ventajas que nos proporciona la vida moderna, y la mayoría de los bancos nos ofrecen esta característica.

El home banking hace que todo lo que hagas con tus finanzas sea un poco más sencillo, de hecho, puedes acceder a la información que necesitas desde cualquier lado que tenga acceso a Internet, gracias al home banking tu vida financiera es mucho más fácil de llevar.

Pagar facturas online.

El online banking te permite pagar tus facturas, esto termina con los sellos y con la posibilidad de que la factura nunca llegue a tu casa. La mayoría de los bancos tienen una sección en la que puedes establecer beneficiarios. En este sentido, necesitarás llenar la información una vez, y luego simplemente deberás elegir ese perfil cada vez que pagues una factura online, si tu banco no te permite pagar facturas online, entonces podrías considerar pagar online través de la empresa. Ten cuidado en este último caso, ya que algunas empresas cobran un arancel excesivo por este servicio.

Ver tus transacciones.

La característica del online banking te permite acceder al historial de tu cuenta desde cualquier parte. Ésta es la manera más rápida y sencilla de encontrar el importe de una transacción después de haber tirado o perdido el recibo. Asimismo, te permitirá descubrir cualquier transacción no autorizada con mayor velocidad, y en consecuencia, solucionar tus problemas de manera más eficaz.

Hacer transferencias entre cuentas.

Con el home banking, puedes transferir dinero entre cuentas en forma mucho más veloz. De hecho, es más conveniente que el servicio telefónico automático, y puede ahorrarte la necesidad de ir hasta el banco. Al solicitar o suscribirte al servicio de online banking, asegúrate de que todas las cuentas que tienes estén enumeradas, de esta manera, te será más sencillo transferir dinero y hacer pagos online.

Protégete online.

Es importante ser precavido a la hora de practicar online banking. Desde luego, no querrás que un descuido atente contra tu seguridad o privacidad y en consecuencia, es importante limpiar las cookies después de cada sesión de home banking, sobre todo si estás en una computadora pública.

Asimismo, necesitarás asegurarte que tu contraseña sea lo suficientemente larga o complicada como para evitar que los piratas informáticos puedan adivinarla o inferirla de algún modo, y por último, recuerda que nunca debes proporcionar información sobre tu cuenta a otras personas.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails